Martes, 7 Julio 2020
Grandes viajes

Destinos para Navidad: Basilea

0 votos

Un destino ideal para una escapada prenavideña - como el puente de la Constitución - es la ciudad suiza de Basilea.

Sus dimensiones agradables y su cercanía a Alemania y Francia son razones que hacen de esta urbe helvética especialmente acogedora y abierta a la gente que viene de fuera. De hecho, la feria de joyería más importante del mundo atrae cada primavera a miles y miles de visitantes, igual que la feria de arte en junio, la más prestigiosa de todas las exhibiciones de este tipo. Pero lejos queda este ajetreo cuando se visita Basilea durante el mes de diciembre, más bien se respira una tranquilidad y un ambiente navideño realmente propio, ideales para unas minivacaciones.

Miles y miles de luces

Celebrar cada día de diciembre hasta llegar a la Nochebuena forma parte de la cultura suiza, y el mercadillo de navidad en el centro de Basilea es parte de esta tradición. Agrupados alrededor de la Barfüsserkirche, una de las céntricas iglesias que hoy en día alberga el museo de historia de la ciudad, unos 150 puestos ofrecen todo tipo de regalos, obsequios y productos artesanales. No pueden faltar los típicos puestos con comida y bebidas navideñas como el ponche de vino caliente con canela. Nada mejor para calentarse cuando hace frío.

El mercadillo de navidades de Basilea es tan popular que ha ido creciendo año tras año, hoy en día se expande por otras plazas de la ciudad, fomentando así más el ambiente navideño que viven los basilenses. De hecho son muchos los que se dedican a fomentar el ambiente navideño durante este periodo: el ayuntamiento se encarga de la iluminación y de los árboles de navidad en la plaza delante del ayuntamiento y en el patio de éste, mientras que los comercios compiten cada año por crear los escaparates más atractivos que, como buen país democrático, son sumisos a una votación popular. Miles y miles de luces combaten así las largas noches y las frías temperaturas, creando un ambiente más que acogedor y generoso.

Centro histórico para callejear

Los callejones más pintorescos de Basilea se encuentran subiendo y bajando las dos pequeñas colinas que definen el centro de la ciudad, y cuyo corazón es la Plaza del Mercado. Aquí se encuentra uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad, el Rathaus. El histórico ayuntamiento no solo destaca por su color rojo gracias a la piedra arenisca, sino también por su particular torre, las almenas y sus murales. Vale la pena echar un vistazo al patio interior y contemplar las coloridas pinturas que lo decoran. Subiendo los estrechos callejones a la izquierda y a la derecha del edificio del ayuntamiento se llega hasta la plaza de la catedral.

Construido con la misma arenisca roja como el ayuntamiento, la catedral de Basilea es una de las construcciones eclesiales más importantes de toda Suiza y sin duda ninguna el edificio más emblemático de la ciudad. No solo se puede visitar el interior de la catedral y los claustros sino también subir a las torres. Desde allí, a 60 metros de altura, se puede gozar de unas vistas maravillosas sobre la ciudad, el valle del Rhin y las cordilleras del Jura en Suiza, de la Selva Negra en Alemania y de los Vosgos en Francia.

Navidades todo el año

Al otro lado de la Plaza del Mercado se encuentra el distrito que se puede describir como el alma de la ciudad. En esta colina llamada Spalenberg se encuentran los callejones más pintorescos y las placitas más románticas de la ciudad. De hecho, para los habitantes de Basilea no haya vía más propia y típica que la principal calle peatonal de este barrio. Entre sus pequeñas tiendas y boutiques se encuentra un comercio que en Basilea conoce todo el mundo, y cuya fama ha cruzado océanos. Su propietario, Johann Wanner, se hizo famoso decorando los árboles de navidades que salían en la serie televisiva 'Dallas'. Y aunque hoy en día sigue viajando sin parar para llevar las navidades a hogares, empresas y palacios reales en todo el mundo, en diciembre siempre suele estar en su tienda repleta de todo tipo de decoración navideña.

Museos de primera categoría

La feria de arte, con sus casi 50 años de historia, ha marcado considerablemente el carácter de Basilea, más de 40 museos y un buen número de galerías de arte de renombre internacional ofrecen una riqueza cultural incomparable. Entre los museos destacan la prestigiosa Fundación Beyeler y el museo dedicado al artista suizo Jean Tinguely.

Pero en Basilea la cultura no se limita a los museos, sino que se vive en la calle: justamente la fuente creada por Jean Tinguely, que se encuentra frente al gran teatro de la ciudad, es una atracción no solo en verano, sino también en invierno cuando las gélidas temperaturas transforman los distintos elementos de la fuente en una gran escultura de agua y hielo.

 

Por Daniel Izquierdo

Galería de fotos

Mapa