Martes, 16 Julio 2019

Pomelos rellenos

0 votos
Pomelos rellenos

Ingredientes:

  • INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS
  • 4 pomelos
  • 1 granada
  • 2 naranjas
  • azúcar
  • 2 claras de huevo
  • 1 copa de licor de naranja

Los pomelos —lavados y secos— se despojan del casquete superior a un cuarto de su altura con un cuchillo. Sin estropear las cáscaras, se exprimen lo máximo posible y se terminan de vaciar con una cucharilla; el zumo, la pulpa y las cáscaras se reservan.

Las naranjas se pelan y se elimina la parte blanca y la piel de cada gajo. La granada se desgrana con cuidado. En un cazo aparte se calienta el licor, se le añaden seis cucharadas de azúcar y el zumo de los pomelos; este caldo se deja cocer durante unos minutos a fuego lento.

A continuación, se retira para que enfríe un poco y se le agregan las pepitas de la granada, la pulpa de las naranjas y la de los pomelos, y se remueve hasta mezclarlo bien. Con este preparado se rellenan las cáscaras de los pomelos, que después se introducen en el congelador durante cuatro horas.

Transcurrido este tiempo, se prepara un merengue con las claras de huevo, se endulza con dos cucharadas de azúcar y con él se cubre la parte superior de los pomelos y se salpica con granos de granada. Si se desea, se pueden gratinar justo antes de  servirlos.

Libro de recetas

Busca tus recetas escribiendo aquí el nombre del plato o alguno de sus ingredientes...

Sugerencias...

Cinco alimentos que siempre comes en vacaciones y te hacen engordar

El gazpacho o los polos de hielo parecen opciones de lo más sanas pero no siempre lo son

Sopas frías para el verano.

Tres sopas frías perfectas para el verano

Prepara caldos de lo más sencillos y saludables con los que afrontar las altas temperaturas

Cuida tu alimentación y mejorarás tu bronceado.

Estos son los alimentos que aceleran el bronceado de forma natural

Hay una serie de nutrientes básicos que actúan directamente en la pigmentación de la piel

Los callos sorprenden a los turistas.

Platos típicamente españoles que los turistas no se atreven a probar

Algunas recetas de gran tradición despiertan reparo e incluso aversión a paladares foráneos