Martes, 15 Octubre 2019

Noticias | Críticas de Cine

'La directora de orquesta': Un biopic con exceso de azúcar

Película entretenida en la que la historia de amor hace que pierda rigor
09-10-2019 11:25
0 votos
Protagonista de la película. YOUTUBE

Protagonista de la película. YOUTUBE

Se excede a la hora de ofrecer un diseño convincente y con un mínimo de rigor de los personajes, pero por fortuna la sangre no llega al río, de forma que las cosas del amor, a pesar de que se edulcoran de forma exagerada, no provocan efectos secundarios.

Es, de todos modos, un biopic entretenido que describe los años más significativos e inspirados de la vida de la joven directora de orquesta de origen holandés Antonia Brico, una mujer de extracción muy modesta que no se dejará avasallar por nadie y que, adelantada a su tiempo, luchará contra viento y marea para acabar con un veto insuperable hasta entonces, el de que solo los hombres podían ser directores de orquesta.

Ella romperá las barreras al efecto, logrando dar su primer concierto en la Filarmónica de Berlín. Transcurren los años veinte en Europa y Antonia está empeñada en lo que para muchos era un objetivo imposible. Buena prueba de ello es que al comunicar su deseo la única respuesta que recibía, sin excepción, era la incredulidad y una sonrisa que delataba ignorancia. Lo que no sabían quienes le negaban sus derechos es que su fuerza de voluntad era invencible. A pesar, incluso, de que se encontrará en su lucha por cimentar las conquistas sociales de la mujer con un enemigo demasiado poderoso que llevará al límite ese afán, el amor. Así es, Antonia conocerá en la Filarmónica Berlinesa a un joven músico, Frank Thomsen, que se convierte en el hombre de su vida y que pondrá a prueba todos sus planteamientos vitales.

El suyo, además, es un romance propio de una novela rosa. Se añaden datos, asimismo, de su ajetreada infancia y sale a la luz su condición de hija adoptiva y la muerte de sus padres cuando era una niña. Dirigida por la holandesa Maria Peters, es su décimo largometraje y el segundo de su etapa internacional, tras Sony Boy en 2011, que inició una carrera mucho más ambiciosa. Con una labor correcta de ambientación y el aliciente de una banda sonora repleta de espléndidas pizas clásicas, se refuerza un tanto el vigor de las imágenes, aunque le sobran algunos minutos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook