Grandes viajes

Las alternativas económicas del Magreb

1 voto

 

Rabat potencia las regiones más desconocidas con la promoción del turismo activo ligado al desierto, los yacimientos y las termas

 

Casablanca, Rabat, Fez, Marraquech, Ouarzazate, Erfoud, la fortificación de Aït Benhaddou... Estos destinos turísticos se promocionan dentro de los principales circuitos de Marruecos. Sin embargo, hasta ahora las autoridades no se habían preocupado de mirar hacia las regiones situadas más al Sur. Esto es lo que está haciendo ahora el Gobierno, que ha decidido invertir sus esfuerzos y dinero en impulsar un turismo exótico y activo, convirtiendo sus oasis en un punto de atracción, potenciando su oferta de nuevas experiencias en el desierto mediante la estancia en jaimas, como si se tratase de auténticos nómadas, la visita de yacimientos arqueológicos desconocidos por su reciente localización, la gastronomía y las aguas termales. En esta aventura liderada por Marruecos se ha embarcado también el turoperador especializado con sede en Canarias, El Sahariano, que ha puesto un gran esfuerzo en su promoción.#El interés institucional es tal que hasta se está abriendo el aeropuerto de Guelmim a la actividad comercial, con la compañía aérea Canary Fly, pese a ser una instalación estratégica militar en la que operan aviones de países aliados, sobre todo americanos y franceses, además de las fuerzas aéreas propias del país. La distancia en avión con Gran Canaria es de hora y media.

El gran reto es relanzar regiones como Guelmim-Es Semara, al sur de Agadir, y que se enmarca en el entorno de Sidi Ifni y Tan Tan, muy conocidas por la presencia española.

La experiencia tiene sus complicaciones que deberán superarse en esta nueva aventura turística. Entre ellas, las dificultades y el precio del billete aéreo para el mercado nacional, y la dura competencia con la oferta ya consolidada del Norte de Marruecos. Pero existe especial interés en promocionar la zona, incluso por las potencias internacionales, sobre todo para fortalecer la economía de la zona y servir de muralla ante la expansión de grupos radicales de los países limítrofes.

La zona esta considerada como la puerta del desierto al África negra. De ahí que una de las principales atracciones de la región de Guelmim es su mercado del camello y de frutas, al que acuden los fines de semana familias enteras de todos los alrededores a intercambiar productos. Y lo más importante son sus camellos, tanto para las labores cotidianas como también como productos de alimentación, ya que “es 100% sano”, según sus defensores. Hay que tener en cuenta que la región está rodeada de desiertos, por lo que la función de este animal es fundamental, ya que puede resistir casi tres meses sin agua. Su precio ronda los 1.800 euros.

Antiguamente, la importancia del mercado radicaba también en el intercambio de sal por el azúcar y harina, entre otros productos de primera necesidad. Pese a la evolución, la sociedad sigue teniendo también una vida de casi supervivencia.

Entre los atractivos de la ciudad está su mercado de artesanía. Una especie de pequeño centro comercial en cuyas estancias trabajan profesionales de la orfebrería, la madera y otras actividades manuales. Además, una cooperativa cobija a las mujeres para que aprenden a trabajar el telar, para que tengan un futuro digno.

A unos pocos kilómetros de distancia se erige el oasis de Tighmert, una de las ofertas que se pretende incluir en esta nueva ruta turística por el sur de Marruecos. Además de pequeños y exóticos hotelitos, con las comodidades actuales, pocas camas y el respeto por la arquitectura tradicional, es posible encontrar dónde comer bajo jaimas, los típicos alojamientos del desierto. Precisamente, uno de los atractivos del país es su gastronomía, donde predominan los dátiles y el tradicional té en tres fases (uno fuerte, otro más suave y el último ligero), el cuscús y otras esencias aderezadas con sus particulares especias.

En ese lugar se puede aprender el verdadero valor que adquiere su verdadero oro, el agua, que se extrae a unos catorce metros de profundidad. Y cuyo reparto sigue el sistema tradicional de riego que se rige a rajatabla en estos lugares, basado en unas cantoneras similares al que se emplea en Canarias.

El agua es uno de los mayores motivos de disputas entre familias, ya que es básico tanto para el consumo humano como para los animales. En este lugar conviven unas 650 familias, por lo que se puede hablar de unos 7.800 habitantes, teniendo en cuenta el elevado índice de natalidad. Esto también se ha convertido en un problema, puesto que las tierras han ido menguando con las herencias al ver reducidas sus dimensiones. Sobre todo, porque merma la producción y, además, porque es raro que los nuevos propietarios vendan.

En el lugar se plantan desde trigo, hierbahuerto, cilantro y otras plantas para el autoconsumo. Y, desde hace unos años, se está comenzando a instalar el riego por goteo, aunque todavía queda por avanzar.

Junto al cementerio se encuentra un santuario. Como anécdota existe un pequeño puente bajo cuyo arco tienen que cruzar las mujeres mayores de 35 años que se dan un último ruego para encontrar marido. Y es que las bodas en Marruecos se sellan en torno a los 20 años.

En un rincón se erige el centro de encuentro con el líder espiritual, que al menos una vez al año visita para compartir momentos con los lugareños, quienes le entregan presentes porque creen que la riqueza del oasis es gracias a él y su cercanía a Dios. Como curiosidad, ahora este honor recae en una mujer.

A unos 10 kilómetros se encuentra el naciente. Una de las posibilidades que se barajan es crear senderos para que los turistas hagan el recorrido de este río. Y algo más lejos se encuentran un naciente de aguas termales, que permanece casi olvidado porque no es una prioridad para la supervivencia del día a día de la sociedad marroquí. Sin embargo, puede resultar un gran atractivo para el turismo.

Pero, sobre todo, el plato fuerte comienza en el desierto. Primero con un recorrido en todoterreno por las arenas, sorteando todo tipo de obstáculos. Luego el paseo en camello, parar llegar hasta el poblado, donde se hace noche en jaimas, después de la bienvenida con leche y dátiles. Allí, al igual que los antiguos nómadas de las tribus y tras una espectacular puesta del sol, se hará noche bajo miles de estrellas. En medio de la noche se podrá conversar de forma distendida sobre las incidencias del día.

En esta línea, representantes de la región de Sous Massa Draa presentaron hace unas semanas en Gran Canaria su proyecto de desarrollo turístico en la región, situada en el sur del país. El objetivo es la construcción de unas 20.000 camas, con una inversión de unos 2.000 millones de euros, con el reto de captar turistas de alto poder adquisitivo, ya que se trata de complejos de lujo, ecológicos, donde no faltan las cabañas y balnearios. En ambos casos, la experiencia canaria puede ser fundamental.   

 

Por Javier Bolaños

 

Galería de fotos

Mapa

Actualidad

Arucas potencia las actividades de ocio alternativo para jóvenes con 'Sendero y Visionado de Estrellas'

La concejalía de Juventud, área dirigida por Sonia Viera, ha planificado esta actividad junto al Cabildo de Gran Canaria en la cumbre de Gran Canaria para el próximo 2 de agosto

'Cuentos de la luna pálida de agosto', de Mizoguchi, se proyecta en la Casa de Colón

El museo revisa en cinco títulos la filmografía del director hasta el 28 de julio

Caminito a Teror a ritmo de jazz

La Academia de Saxofón inicia el sexto festival internacional en la villa mariana con el concierto de Ernesto Aurignac Trío

Encuentra los eventos de

Agenda de hoy

Yacimientos Estrella. Risco Caído

Yacimientos Estrella. Risco Caído

Cabildo de Gran Canaria

Prev
Next