Grandes viajes

Joya urbanística a orillas del Tisza

0 votos

Las Palmas de Gran Canaria - Las Palmas

La hermosa Szeged, tercera ciudad de Hungría, fue reconstruida con un 

 

Se pronuncia, más o menos, como "shegued", y es la tercera ciudad más importante de Hungría. Situada en una triple frontera con Rumanía y Serbia, Szeged es una bonita ciudad a orillas del rio Tisza, arteria fluvial que siempre ha marcado los tiempos en la historia de Szeged, como en marzo de 1879, cuando una subida de nivel de las aguas del río inundó la ciudad provocando la muerte de casi 200 personas. Sólo se salvaron 300 edificios. En la década siguiente, y bajo la dirección del ingeniero Lajos Tisza, Szeged fue reconstruida con una estructura regular, en cuadrícula casi perfecta y rodeada de grandes avenidas concéntricas en forma de anillo o circunvalación.  
Es por todo ello que hoy, y a pesar de haber pasado por cuatro décadas de comunismo, Szeged muestra un panorama cuidado, exquisito, uniforme, sin las aberraciones mastodónticas típicas de Stalin y con un gusto agradable típico de final del siglo XIX. Széchenyi Tér o Plaza Széchenyi, centro de la ciudad por excelencia, es más que una plaza, es casi un parque tranquilo donde poder pasear, leer un libro o visitar un animado mercado navideño en el que poder degustar vino caliente o el típico Kurtoskalacz dulce. 
El Ayuntamiento, construido después de las inundaciones de 1879, es un imponente edificio neobarroco en color amarillo y visible desde cualquier punto de la Szécheny Tér. La calle Kárász, centro peatonal y comercial de Szeged da paso a la preciosa plaza Klauzál, amplia, diáfana y con edificios de la época de la reconstrucción que otorgan a este espacio urbano un cálido ambiente típico del imperio austro-húngaro. 
En una de las esquinas ve rá A Cappella, una cafetería donde poder degustar la rica repostería local, imprescindible con un café en invierno. Al final de la calle Kárász, encontrará Dugonics Tér (plaza Dugonics), inconfundible gracias al edificio de la Universidad de Szeged que domina uno de los lados de la plaza, así como por el Palacio Unger-Mayer, que distinguirá enseguida por las estatuas femeninas de plomo situadas en su tejado. 
La plaza Dugonics es un buen punto de orientación desde el que llegar a la plaza de la Catedral, una vasta superficie que iguala en extensión a San Marcos de Venecia gracias a sus 12,000  m2. Con un aspecto homogenéo basado en arquitectura de ladrillo rojo, esta plaza acoge a la catedral, una iglesia votiva que se construyó por los votos hechos después de la gran inundación. Consagrada en el primer cuarto del siglo XX, su órgano, con más de 9,000 tubos, es uno de los tres más grandes de Europa. 
La plaza de la catedral acoge durante el adviento un mercado navideño que no debería perderse. Le sugiero que regrese hacia Széchenyi Tér siguiendo el recorrido del Tisza Lajos Korut, la gran avenida que rodea el centro antiguo de Szeged. En su pequeño itinerario de regreso podrá ver algunas maravillas de principios del siglo XX como por ejemplo el Palacio Reök, una auténtica excepción arquitectónica donde las haya. 
En color blanco inmaculado y con un restaurante en su planta baja, este edificio art-nouveau fue proyectado como un conjunto de viviendas y acoge el Museo Regional de Arte. 
Un poco más adelante y en la misma avenida, encontrará el Palacio Grof, un edificio construído en 1913 y que reúne elementos modernistas y tradicionales húngaros. 
Antes de regresar a la plaza principal de Szeged, le sugiero que pasee junto al río en el Cours Stephania hasta la plaza Roosevelt, antiguo mercado de pescado, donde podrá ver el museo Ferenc Móra, construido en 1896, tras sus columnas corintias podrá visitar diferentes exposiciones. 
Cuando llegue a este punto estará frente al restaurante Port Royal donde podrá degustar una de las mejores sopas goulash de toda la ciudad. A unos metros, y antes de llegar a la plaza Szenchenyi, encontrará el hotel Tisza, un establecimiento con todo el glamour de finales del siglo XIX.   
No se pierda el desayuno en la antigua sala de baile. Szeged es una ciudad que le gustará y le sorprenderá gratamente, especialmente gracias a la agraciada conservación que ha tenido el centro antiguo. Agradezco a mis amigas Sarah y Livia y a todo el equipo de ZT por su hospitalidad siempre que visitamos esta ciudad. Gracias. 

Galería de fotos

Mapa

Actualidad

Chris Kase llega al Guiniguada

El trompetista norteamericano protagonizará la segunda cita del proyecto 'Jueves de Máster Class' en el teatro capitalino

La cantante Esther Ovejero, en el espectáculo.

'Todo sobre Almodóvar' se estrena en el Guiniguada

La cantante Esther Ovejero y una banda de cuatro músicos interpretan una selección de piezas de las bandas sonoras del director

Encuentra los eventos de