Grandes viajes

China, el país que no duerme

0 votos

Telde - Las Palmas

China se ha convertido en la mayor sede empresarial del globo. Más de 25.000 empresas extranjeras trabajan a destajo para abastecer al mercado con un coste laboral barato y casi sin derechos.

 

China es un país diferente, diferente a lo cercano, pero mágico. Los sabores, los aromas, los colores son diferentes. Cualquiera sabe que lo de la comida es un asunto aparte. Si el viajero que se marcha en busca del dragón amarillo piensa que se va a encontrar con los platillos rápidos del restaurante chino de la esquina, se equivoca. Nada de chop suey, ni pollo al ajo ni arroz tres delicias. La comida china es para estómagos adiestrados, los platos muy picantes (bu yao la) son una constante en un país en el que no se ven perros ni gatos. Suspicacias a un lado, los más atrevidos pueden decantarse por probar una ración de escorpiones fritos, saltamontes o ranitas a la plancha. Sin embargo, el reclamo culinario más típico de la región es el pato, considerado una verdadera delicatessen.
 
China se ha convertido en el nuevo taller del mundo. Más de 25.000 empresas extranjeras trabajan a destajo en el país con los mayores ratios de crecimiento de Asia. El lugar más poblado del planeta, (sus 1.300 millones de habitantes representan el 21% de la población mundial) crece a pasos agigantados.
 
China acelera para no verse sorprendida por los cambios globales y cada minuto que pasa la revolución que generará su economía hace temblar a las grandes potencias del mundo. El despegue económico, que de momento no tiene fin, ha llevado a un constante jet lag (trastorno físico después de un largo viaje) a los países más desarrollados, que miran de reojo hacia una República Popular China que ha despertado y que ya no duerme.
 
Sólo Shanghai, que alberga el segundo mayor puerto del mundo, mueve el 25 % del PIB de toda China, crece a un ritmo anual de 600.000 personas. Es decir, como si la ciudad de Zaragoza se adhiriera año tras año a la urbe de los rascacielos.
 
Esta ciudad cuenta con más de 4.000 que apenas tienen unos diez años y más de 19 millones de personas. Mano de obra barata sin derecho a sindicalización es la clave para que las principales firmas mundiales hayan fijado sus centros de producción en China. La renta media mensual apenas supera los 200 euros. Pese a los cambios sociales, los chinos sólo han conseguido tener siete días de vacaciones seguidos. Del uno de mayo al siete. El ritmo de trabajo no baja de las diez horas y no descansan para comer en la mayoría de las factorías. Así, a las afueras de Beijin (Pekín) se hallan polígonos industriales kilométricos, del tamaño de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria.
 
Nunca dicen no. La exquisita educación de los empresarios chinos les impide en ningún caso decir "no". Esta circunstancia puede llevar a muchos equívocos a la hora de cerrar un acuerdo. Para hacer negocios la confianza y la amistad son condiciones sine qua nom, ya que para firmar un contrato antes hay que establecer lazos de amistad entre las partes. Además, los chinos siempre negocian en grupo y muy rara vez acuden a una cita empresarial de forma individual. En Occidente se confía en la gente hasta que exista una razón para no hacerlo. En cambio, en China se desconfía de manera sistemática al principio, y se confía más tarde.
 
Además, en el delta del río Pearl, cerca de Hong Kong, se encuentra Shunde, una ciudad que se llama a sí misma la capital del horno de microondas, con 40% de la producción global que se realiza en sólo una de sus fábricas gigantes. A su vez, Shenzhen, la zona económica especial, fabrica el 70% de las fotocopiadoras mundiales y el 80% de los árboles artificiales de Navidad. Dongguan tiene 80.000 personas trabajando en sólo una fábrica haciendo zapatos para los adolescentes del mundo. Zhongshan es el hogar de la industria de electricidad mundial.
 
Describir China es hablar de cifras mareantes. Más de 270 millones de usuarios de telefonía móvil, casi un centenar de internautas, 320 millones de fumadores y un largo etcétera que hace saltar por los aires cualquier previsión económica. El ritmo de consumo se dispara y la demanda de productos, de todo tipo, ya no dan abasto. Si todos los chinos se enfundasen unos mocasines de piel, la cabaña mundial de animales se quedaría corta. Su principal preocupación es saciar su sed energética que le permita mantener su actual dinamismo. De hecho, los pozos de petróleo de China están produciendo al máximo, pero para crear una gran reserva, mientras que importan a todo tren el crudo del exterior.
 
Los nubarrones del dragón chino se centran en la represión social y en una falta de libertad de expresión apabullante. La necesidad por seguir creciendo se ve empañada por un incremento de las desigualdades que origina dos clases sociales muy diferenciadas.
 
En este sentido, uno de los principales ingresos del gigante asiático se encuentra en su capacidad de copiar cualquier artículo y venderlo a precios muy inferiores a los originales. De hecho, cada ciudad alberga un rincón especializado en copias. En éstos se distribuye desde un bolso Gucci a 20 euros hasta un Rolex a 25 euros.
 
Consumo. El desarrollo imparable de China (creció en cinco años lo que Europa en más de quince) hace casi imposible encontrar un nicho de mercado no cubierto. Pese a ello, las recomendaciones, tanto públicas como privadas, coinciden: "Hay que apostar por China, que será la principal potencia económica en la próxima década". China, sin embargo, está considerada, a parte de una oportunidad, como una latente amenaza. Cuando este país pisa el acelerador, la economía mundial derrapa. El caso más evidente está en el acero, ya que China absorbe más del 60 % de la producción mundial debido al crecimiento que experimenta. Una circunstancia económica que ha disparado el precio de esta materia y que se repetirá con el petróleo alentada por la compra de coches se incremente en el país.

Galería de fotos

Mapa

Actualidad

Encuentro de Filosofía en el Kraus

Juan Ezequiel Morales y Gabriel Markus imparten las primeras ponencias hoy, a las 19.00 horas, en la sala Jerónimo Saavedra

El Mago Joel presenta su nuevo espectáculo en Canarias

El popular prestidigitador cubano, ganador del programa 'Got Talent Magic', llega al Cicca el próximo 29 de octubre

concierto. //R@dar.

El reencuentro con Manolo Kabezabolo

El zaragonazo despacha su repertorio de punk rock con Los Ke No Dan Pie Kon Bolo y los grancanarios Malformaciones Kongénitas

Encuentra los eventos de