Noticias | Cine

Crónicas desde el Festivalito de La Palma (IV)

Masacre en la 306

Ya están entregados los cortos filmados estos días en La Palma - Uno de los rodajes más multitudinarios fue el dirigido por el sonidista Dani Mendoza
21-05-2016 11:19
0 votos
El actor Alejandro Butler, en el rodaje de Dani Mendoza

El actor Alejandro Butler, en el rodaje de Dani Mendoza

Ayoze García González

Es sábado por la mañana, y los cortos del certamen express La Palma Rueda se entregaron anoche en la Plaza de España de Los Llanos de Aridane. De modo que, con el trabajo hecho y esperando ver el resultado esta tarde, es un buen momento para hacer una pausa y recordar algunos de los rodajes de los últimos días.

Esta edición del Festivalito será recordada como la de la visita de Lloyd Kaufman y parte del equipo de los estudios Troma (cuya filosofía encaja bastante bien con el concepto de cine extremo que se defiende en La Palma). Además del material filmado esta semana para la película colaborativa 'Alienígenas sin piedad', que esperemos llegue a buen puerto, presumiblemente una buena parte de los cortos estarán imbuidos del estilo 'tromático', y algunos incluso contarán con un cameo del propio Kaufman.

Eso sí, casi todos, tengan o no referencias al universo cinematográfico de 'El Vengador Tóxico', habrán contado con la ayuda del equipo técnico de sonidistas compuesto por Dani Mendoza, Andros Cabello y Camila Mendoza (ella también trabajó como cámara y montadora y dirigió un corto). A muchos nos han salvado el cuello, y por eso había que estar el miércoles al mediodía en la habitación 306 del hotel para echar una mano, rellenando un pedacito de pantalla como mínimo, en el rodaje del corto de Dani Mendoza.

Allí se montó una auténtica masacre: éramos un grupo de desconocidos congregados en un búnker y a los que solo les quedan tres minutos de vida. La idea era recoger, en una sola toma de unos seis minutos y con varias cámaras, las reacciones de cada personaje ante ese momento de pánico y las interacciones grupales, con el director de 'Alienígenas sin piedad', Tomás Moreno, ejerciendo de líder que intenta poner algo de orden en medio del caos.

Hubo sangre (aunque tampoco en cantidades exageradas) que después tuvimos que limpiar de las paredes del cuarto con toallitas de papel, muchos gritos, y en general el rodaje se benefició de los consejos actorales de Luifer Rodríguez y la inventiva de la maquilladora She Sarah Hernandez Eizaguirre. Sin duda este va a ser uno de los cortos más impactantes de La Palma Rueda.

Y por cierto, entre los reunidos en la 306 figuraban ilustres como el crítico y programador Jesús Palacios, quien ha preparado para el Festivalito un fanzine gratuito de homenaje a Troma. Donald Trump sale en la portada, no digo más.

Por la noche, después de la proyección de la peli de Lloyd Kaufman 'Return To Nuke 'Em High, Volume 1' en los Multicines Millenium, nos pasamos a ver en qué andaba el director grancanario Amaury Santana, que durante la madrugada iba a rodar en la calle un corto llamado 'Última guagua'.

En aquel momento, Amaury estaba haciendo lo que pocas veces da tiempo en medio del ajetreo del Festivalito: dedicar unas horas a ensayar con sus actores, Estela Perdomo y Josetxu del Portillo, para pulir matices interpretativos, algo que al final que siempre compensa, y más si se trata de una historia intimista.

Llegados a este punto, supongo que debería decir algo del corto de un servidor, más que nada para destacar y agradecer las contribuciones del equipo: Valeria LaMaga como asistenta de dirección y directora de fotografía, Andros Cabello al sonido, Diego León a la iluminación, y como actores: Sara Álvarez, José Carlos Domínguez, Iñaki Bordegaray, Rita Rodríguez, Josetxu del Portillo y Josune Fernández. Teniendo en cuenta que el año pasado rodé yo solo en las calles de Santa Cruz de La Palma, eso es un montonazo de gente.

Lo que empezó como una historia de ciencia ficción se ha convertido tras el proceso de edición en un corto más abstracto si cabe en el que las imágenes guardan relación con una serie de frases sacadas del libro 'Sociedades americanas' del filósofo Simón Rodríguez, quien acuñó en esas mismas páginas la expresión "O inventamos o erramos", que ha servido como lema para la presente edición de La Palma Rueda.

Y lo único que puedo prometer es que la banda sonora, grabada en la localización durante el rodaje del martes por la mañana con ruidos metálicos, de pisadas y de ramas, va a generar opiniones encontradas. En la foto de abajo, tomada por el actor José Carlos Domínguez, puede verse al equipo en plena grabación de esos sonidos. Y que nadie se preocupe, que esta vez no hay voz en off.

¿No mencionaba hace un momento el tema de la edición? El jueves y el viernes tocó echar horas y horas delante del ordenador, apurando hasta el último minuto e intentando subsanar los problemas que hubieran podido producirse durante la fase anterior de rodaje. Quien haya montado un corto sabrá que es una tarea tan fascinante como potencialmente agotadora cuando está fijada una fecha límite, además de que te puede tocar escuchar doscientas veces el estribillo de una canción para sincronizalo con las imágenes, como tuvo que hacer el director Juan Alfredo Amil, autor del documental sobre deportistas 'Héroes modernos', incluido en la programación de proyecciones del Festivalito.

Y sé lo de la canción porque ambos estábamos en la sala de edición del hotel (cada uno tenía que traerse su propio ordenador, pero algo es algo). Allí nos juntamos unos cuantos para combatir la soledad del montador y compartir consejos y chistes, y sufrimiento cada vez que un archivo no se abría o el programa de edición se colapsaba. Mientras tanto, había directores todavía rodando ayer (Natalia Díaz llegó por la mañana a la isla y se hizo dos cortos), porque este año el personal se ha vuelto un poco loco dándole a la cámara: somos bastante menos participantes en La Palma Rueda que en 2015, pero el número de trabajos presentados no va a descender proporcionalmente: anoche se comentaba que serían unos cincuenta.

Y para amenizar la entrega de pendrives, David Pantaleón montó en la plaza su nuevo invento de cine-verbena: un dúo de música de pueblo tocaba el repertorio típico de esas ocasiones, mientras se proyectaban imágenes antiguas cedidas por la Filmoteca Canaria. Y así, todos contentos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook