Noticias | Cine

Crónicas desde el Festivalito (II)

Yo fui un unicornio sideral en una peli donde sale Lloyd Kaufman

Los participantes de La Palma Rueda están sacando adelante el proyecto de película colaborativa 'Alienígenas sin piedad' pese a que no se logró el crowdfunding
18-05-2016 15:07
1 voto
Rodaje con Lloyd Kaufman el lunes.

Rodaje con Lloyd Kaufman el lunes.

Ayoze García González

La escena creo que resulta significativa de lo que es el Festivalito: una visita al Grantecan puede dar para rodar al mismo tiempo (y con los mismos técnicos de sonido, que admitían nunca haber hecho algo parecido) una película de ciencia ficción y un documental. Y no cuento al también cineasta Nacho Chueca, que estaba encantado a su vez de poder tomar imágenes del telescopio tras haber hecho una película en colaboración con el Instituto de Astrofísica de Andalucía y con escenas filmadas en el observatorio de Sierra Nevada.

Aquello sucedió el lunes. El domingo había tenido lugar la segunda comida de confraternización para los participantes de la sección de rodajes express La Palma Rueda, esta vez en Fuencaliente y con visita al volcán Teneguía incluida, y hubo tiempo para ver la mencionada película de Chueca 'La velocidad de nuestros pensamientos' (el tráiler puede verse abajo), y también 'Dark Prism', de Dylan Greenberg.

La primera hace un esfuerzo para transmitir al espectador conceptos científicos complejos relacionados con la luz intercalando elementos de ficción y con la presencia siempre imponente de la actriz Aïda Ballmann, y de la segunda espero hablar en una crónica posterior.

El lunes, como digo, el Gran Telescopio Canarias o Grantecan, ubicado en el Roque de los Muchachos, se convirtió en un escenario de cine aprovechando la visita de los dos homenajeados en la edición de este año del Festivalito: el experto en meditación Dhiravamsa y el director y cofundador de Troma, Lloyd Kaufman. Allí estaba también el presidente del jurado de La Palma Rueda, el periodista y crítico argentino Óscar Peyrou, así como el cineasta canario Octavio Guerra.

El año pasado durante el Festivalito, Guerra documentó el rodaje de un largo, que todavía no se ha estrenado, de Rafael Navarro Miñón: el resultado fue un cortometraje llamado 'El principiante'. En esta ocasión, está filmando escenas para 'En busca del Oscar', que será "la historia de un crítico de cine argentino que ha perdido casi por completo la visión y que, a pesar de ello, sigue asistiendo a festivales y haciendo comentarios para los medios de comunicación".

Y eso no es todo: Peyrou practica abiertamente el arte de las críticas inventadas, es decir, escribir sin haber visto una película. Octavio Guerra y su equipo llevan un par de años aproximadamente siguiéndole en sus desplazamientos a festivales, que quedarán recogidos en el documental, y uno siente mucha curiosidad por lo que pueda pensar del de La Palma.

De modo que mientras Peyrou era filmado visitando el Grantecan, el director Tomás Moreno y la actriz Alba Cabrera sacaban partido a la localización para unas importantes escenas de 'Alienígenas sin piedad'. Ese es el título de la película colaborativa que iba a rodarse durante el Festivalito 2016 en colaboración con Troma.

La campaña de crowdfunding que se puso en marcha no logró recaudar suficientes fondos, pero aún así se está sacando el proyecto adelante con menos medios bajo la coordinación de Tomás Moreno. Sin desvelar demasiado, se puede comentar que el personaje de Cabrera trabaja en el Grantecan y se ve involucrado en una invasión extraterrestre que pretende erradicar la mayor plaga que sufre la Tierra: la raza humana.

Por supuesto, Lloyd Kaufman tiene un papel en la película. El creador de 'El Vengador Tóxico' puede ser un director exigente (vean si no los documentales sobre los rodajes de Troma colgados en YouTube), pero como actor se presta a cualquier cosa. En el exterior del Grantecan, Kaufman rodó junto a Alba Cabrera una simpática escena. "Pensaba que la barriga era una prótesis, de lo contrario no la habría lamido", comentaba él después del rodaje. Pues no, el embarazo es de verdad.

Y eso solo fue un preámbulo de lo que vendría al día siguiente. Hay directores desplazados a La Palma, como Ado Santana, que están preparando estos días cortos que se ajustan a la temática de 'Alienígenas sin piedad', y que con un poco de suerte se incorporarán al metraje final. Y el martes por la tarde, todo el equipo de la película se juntó para filmar en un aparcamiento del puerto de Tazacorte. Una localización, con sus enormes arcos, casi tan espectacular como el Grantecan.

Después de comer se había rodado cerca de allí en un barco otra película con Lloyd Kaufman y chicas en bikini, e intentando que no nos desconcentraran los rumores bastante picantes que circulaban sobre aquello, a los extras de 'Alienígenas sin piedad' nos dividieron en tres grupos (los de la foto de arriba son los soldados). Tras varios ensayos y tomas, se completó la escena. Y sin tiempo casi para parar, la directora Eva Lilith reclutó a casi veinte de esos extras para su propio corto (esto en el Festivalito es así, todo el tiempo).

Ganadora el año pasado del premio al Corto Más Volado por el inefable 'Quemar pajarracas', daba envidia sana ver con qué precisión esta artista dirigía a casi veinte conejos de negro (las orejas eran medias con calcetines de relleno) para que saltaran, escribieran letras con sus cuerpos tirados en el suelo y se balancearan al unísono, como un péndulo. Tic, tac, tic, tac. "Está quedando espectacular, sois fantásticos", repetía entre toma y toma.

Parecía que así iba a acabar el día, cuando por estar en el sitio y el momento justo (por dotes actorales no sería, desde luego) me tocó ponerme una máscara y una chaqueta y hacer de ministro-unicornio en la última escena del día de 'Alienígenas sin piedad', flanqueando a la lideresa de los extraterrestres, que daba un discurso ante una multitud enfervorecida. Todavía no he conseguido una evidencia gráfica del acontecimiento, pero probablemente mejor que sea así.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook